jueves, 10 de enero de 2008

Y lo que tenía que pasar, pasó

Aún no puedo creerlo. Todo fue tan rápido e inesperado.

Lo vi. Lo volví a ver. Me volvió a mover todo.

Me dio su número de teléfono y tengo que atarme las manos para no correr a llamarlo.

No voy a hacerlo. Al menos no ahora. No debería. No es lo correcto.

Pero por otro lado... ¡qué ganas!

Necesito más de él.

3 comentarios:

anais dijo...

Abril, encantada de conocerte y de leerte, no hace mucho que he empezado a construir mi casa aquí, ya que se respira más libertad que en otros lares,leerte ha sido un descubrimiento y te pongo como favorita niña, un beso desde madrid

maria.antonieta dijo...

¿Quién dice que es lo correcto y qué es lo correcto? Hace lo que te haga más feliz, es la manera más fácil de luego no sentirte culpable.

Bohemia dijo...

Cómo se ata el deseo???
Es imposible...no empuja a hacerlo realidad...

BSS